Una garrula vestida de Dior

27 06 2011

Black Lips, la banda del garage más guarro y destartalado de los últimos tiempos, bandera de la escena lo-fi punkarra, killa y venenosa a nivel internacional, formación que lleva años metida en todos los saraos y movidas del underground indie, los que cantan desde el fondo de una cueva, el grupo que entre sus cuatro componentes suma una dentadura completa de oro de 18 kilates… En fin, Black Lips… ¿Quién no los conoce? El caso es que todas sus peculiaridades y extravagancias los hacen únicos y su música, pese a esa enorme capa de mierda que la cubre, siempre me ha parecido maravillosa para todo tipo de bodas, banquetes y comuniones.

El caso es que ahora vienen los Lips, que ya te los conoces, que te los ves venir de una hora de lejos, diciéndote que tires del dedo como si tú todavía no supieras que detrás viene el gran pedo… Y lo hacen poniéndose místicos, “Arabian Mountain” se llama su nuevo trabajo, como queriendo despistar, como si ahora de golpe fuesen hippies, y encima van y lo presentan avisando de que han estado trabajando con Mark Ronson como diciendo “Eh! cuidao que vamos en serio”, como si el señor Ronson fuera a ponerlos sonando en radiofórmula… pero qué me estás contando man!!? -Que no nos engañen, que nos digan la verdad.- Si bien es cierto que han contado con la ayuda de Ronson y que muchos de sus nuevos temas suenan tremendamente más limpios y luminosos de lo habitual, detrás encontramos a la misma gentuza de siempre, aquellos que apenas hace dos meses actuando en Barcelona fueron capaces de de vomitar on stage y no dejar de tocar ni hacer coros… Con dos cojones, eso sí que es darlo todo. Y de hecho, eso es lo que al fin y al cabo le gusta a sus seguidores.

Precisamente lo que encontramos en este “Arabian Mountain“, 16 temas cortos (ninguno llega a los 3 minutos) en los que pese a dar un paso adelante en cuanto a sonido se refiere, siguen sin traicionar a sus principios ni decepcionar a sus seguidores. Una nueva dosis de Black Lips, algo más refinada, pero igual de sucia. Como una garrula vestida de Dior.

BLACK LIPS – Raw Meat

BLACK LIPS – Modern Art

BLACK LIPS – Family Tree

BLACK LIPS – Spidey’s Curse

Anuncios




Tronados y Elegantes

21 06 2011

Justo después de pasar por el Primavera Sound 2011 y ver el directo que se gastan pensé va, que se pasen por EsaQueVesBailandoAhora, pero el tiempo y el trabajo aparcaron este post que ahora recupero para vuestro deleite de caderas y dolor de pies. Además estéticamente me vienen muy bien, nada como unos buenos bailarines tronados y elegantes para ilustrar estas lineas.

Cults son perfectos ahora que el sol está bien alto y contagia las ganas de salir a la calle, ver chicas, chicos, tomarse gintonics, pasearse cerca del mar, estar con los amigos y bailar. Bailar mucho y sonreir.

Después de un par de singles rompedores dando vueltas por el mundo y tras su paso por el South by SouthWest se han convertido en una de las bandas más prometedoras y buscadas de esta temporada, tanto física como virtualmente. Su música conjuga la dosis justa de pop de los sesenta, el soul blanquecino, el pop de azucarillo y las girl groups; distorsionando guitarras muy killamente a ratos y dándole al xilófono dulcemente después. Todo muy fino, recordando por momentos a unos Best Coast emocionados por vivir, o incluso a Summer Camp. Sus letras no son nada del otro mundo, contando desamores varios y abusos de sustancias ilegales, aunque sí efectivas. Quizá menos duras de cómo te las imaginas con ese nombre sectario que gastan y que les ha llevado incluso a samplear a Jim Jones (el de la masacre) en su tema “Go Outside”.

Un disco que arranca muy potente con “Abducted“, himno desde ya de la banda, limonada contra el calor, una cerveza fresca en medio del sol africano. Y cuidado que me lo hago venir bien para hablar de la producción. Porque aunque de entrada nunca lo dirías, este disco muestra una marcada influencia por el sonido africano, algo de lo que tiene mucho que ver  Shane Stoneback, productor entre otros de Sleigh Bells o Vampire Weekend, con lo que te lo digo todo. El resto es una gran variedad de sonidos entre los que también destacan el doo-wop, el soul supremo o las baladas.

En resumen, estamos hablando de un disco muy fresco, facilón incluso, pero perfecto para estas fechas y muy apetecible, ideal para escuchar sin nada más que hacer, para estar tumbado en la arena, en la hierba o para bailar. Bailar mucho y sonreir.

CULTS – Abducted 

CULTS – Go Outside

CULTS – Never Heal Myself





Oscura opresión

31 05 2011

En su momento “Hospice” me dejó el estómago cerrado durante una semana. Mi madre me decía “¿però què et passa? ¿que no menjes?” y yo que nada… Fue como consumir algo en mal estado, algo enfermo, algo que recorrió mis intestinos en busca de un lugar donde sentirse cómodo y agarrarse. Y allí lo tengo todavía, ya forma parte de mi, por mucho que quiera siempre va a estar ahí.

El principal motor de ese disco fue el profundo sentimiento del grupo hacia una amiga afectada por un cáncer, un descorazonador trasfondo que contagiaba cada minuto de ese álbum. Había algo dentro de esas letras, de ese disco, de ese sonido que hacía estremecer. Un trabajo insuperable, de difícil acceso, pero que caló muy hondo entre el público.

Con un trabajo de tal profundidad y éxito, la dificultad estaba en saber por dónde iría el siguiente. De hecho, había que escapar de él, buscar el antídoto, encontrar una nueva fórmula con la que seguir adelante. Así es “Bust Apart“, el tercer largo de The Antlers. Un disco donde la carga lírica sigue estando en primer plano, un trabajo conceptual que habla del amor en su vertiente más trágica, desoladora y frágil. No obstante, el resultado final no es tan desolador como su predecesor ya que hubiese sido imposible soportar otro disco tan asfixiante.

Aquí las guitarras dejan paso a los sonidos más púramente electrónicos, con una mayor densidad instrumental y con la incorporación de sintetizadores, aunque sin dejar de lado la delicada voz de Pete Silberman, siempre presente con sus coros, falsetes y solos intimísimos que arrojan su particulat dosis de oscuridad y opresión en cada pieza. De nuevo nos enfrentamos a un buen trabajo de una banda que parece no haber tocado techo y que pese empezar desde lo más difícil, siguen sin perder un ápice de originalidad y calidad.

Un trabajo así merece ser tratado como una sola pieza, de manera que no voy a destacar ningún tema en concreto en este texto. Simplemente os dejo con el primer corte del disco “I don’t want love“, a partir de ahí el resto es cosa vuestra.





Crónica de una eyaculación anunciada

10 05 2011

Lion’s Share“, así se llama la primera parada del nuevo disco de Wild Beasts, aquellos que hace un año nos tenían a más de uno a sus pies en el Primavera Sound, entregados y seducidos por aquel segundo largo “Two Dancers” tan fascinante, peligroso y adictivo que daba flojera… Como digo: “Lion’s Share“, primera parada de “Smother“, primer estímulo en la entrepierna, crónica de una eyaculación anunciada.

Desde este primer corte del álbum hasta la premonitoria “End come too Soon“, aquel polvo intenso y sudoroso que significó su predecesor se convierte ahora en un juego de amor silencioso, trabajado, oscuro, suave como plumas recorriéndote el pescuezo, quizá las mismas que ilustran la portada de este nuevo álbum. Para entendernos, hemos pasado de aquella chica que cumple como nadie tus fantasías sexuales a la fantasía más puramente dicha, del sexo salvaje al amor, de lo físico a lo mental, de los arañazos a las caricias, de Mila Cunis a Natalie Portman.

En este nuevo ejercicio sexual, los matices vocales de Hayden Thorpe Tom Fleming recorren el disco con una delicadeza nueva en ellos, mostrando un registro totalmente acorde con la naturaleza de este “Smother“, más íntimo, más personal, más embrujado y ensoñador que ningún otro trabajo de la banda de Leeds hasta la fecha.  Un trabajo que debe ser tratado y escuchado como tal, con la solemnidad y el encanto de un encuentro especial entre dos cuerpos. Bajos que penetran, sintes que susurran, voces que acarician y un sonido altamente impregnado de fluidos intersensoriales… En definitiva, que he hecho el amor con un LP.

Desde la acertadísima apertura que supone “Lion’s Share” a la delicadeza electrónica de “Bed of Nails“. De la primera inclusión vocal de Tom Fleming en “Deeper“, la exquisitez sonora de “Loop the Loop“, la calentura de “Plaything” o la ternura de “Invisible” al primer single del disco “Albatross“. De las guitarras, voces y melodías que tejen “Reach a bit further“, el toque oriental que aporta “Burning” o el clímax final de “End come too Soon” al cigarro que me fumo después, todas y cada una de sus canciones están hechas para el uso y disfrute exclusivo de cada uno, carnal y espiritualmente. Un trabajo sobresaliente, sin duda

WILD BEASTS – Lion’s Share

WILD BEASTS – Deeper

WILD BEASTS -Loop the Loop

WILD BEASTS – Albatross





Nena

22 04 2011

Pese a que su nombre venga de una canción de Led Zeppelin, su relación con el rock duro acaba en el mismo momento de darle al play en cualquiera de sus temas. Hablamos de Those Dancing Days, el quinteto sueco de chicas que con su primer disco “In Our Space Hero Suits“, un EP y varios singles revolucionaron más de una casa a base de hormonas descontroladas, ganas de hacer bailar, rockanrol sesentero y twee-pop por la vena. Algo que les valió para que Stuart Murdoch (Belle & Sebastian) se fijase en ellas y las invitara para tocar en el ATP que organizaba además de usar la voz de su cantante en uno los temas de su proyecto paralelo God Help The Girl.

Con “Daydreams & Nightmares” llega el segundo asalto de las veinteañeras y todo lo hablado hasta ahora se diluye hacia una nueva forma de hacer las cosas. Si antes miraban hacia las girl groups y el rompimiento de caderas sesentero, para este nuevo trabajo han saltado un par de décadas, centrándose en el sonido 80′s y dejándose influenciar por bandas como The Cure (sólo hay que escuchar temas como “When we fade away“) o Blondie entre otras… Para ello han contado con Patrick Berger a la producción, conocido por su labor en las últimas entregas de Robyn y que ha dado cuerpo a unas canciones que siguen jugando con el rock y el synthpop. Destacan temas como la rabiosa post-punkera “Fuckarias“, “I know where you live pt.2“, el dueto con Orlando Weeks de Maccabees en “One Day Forever” y su primer single, “I’ll be yours

THOSE DANCING DAYS – I’ll be Yours

THOSE DANCING DAYS – Fuckarias

THOSE DANCING DAYS – I know were you live pt.2

THOSE DANCING DAYS – When we fade away





La Iglesia como que me excita

21 04 2011

Cat’s Eyes es uno de los proyectos musicales más interesantes de lo que va de año, y lo digo así, ya de entrada. En primer lugar porque se trata del nuevo proyecto de Faris Badwan (el lánguido cantante de The Horrors) junto a la soprano Rachel Zeffira. ¿Y qué hacen el líder de una banda de post-punk con una cantante clásica? Según ellos son algo así como “gothic 60s girl-group pop” y la verdad es que no van muy desencaminados. Uno aporta el misterio y la oscuridad y la otra la ternura y sensualidad. Algo que de entrada y hasta que no escuchas su primer disco “Cat’s Eyes” no llegas a comprender.

Se trata de un trabajo serio, nada de un pasatiempo mientras descansan de sus respectivas ocupaciones musicales. Fresco, por el sonido que aporta; Tétrico y luminoso a partes iguales; cinematográfico, por los guiños a ciertos géneros del celuloide, a veces serie B, a veces terror, a veces western, a veces drama… Sea como sea, un disco que aporta buenos momentos e ideas con las que debutar. Además, no se les ocurrió otra cosa que presentar el disco en sociedad en la Basílica de San Pedro en el Vaticano tocando el último corte del álbum “I knew it was over” de estrangis… Y es que a mi todo lo que sea poner nerviosa a la iglesia como que me excita…

Destacan temas como la delicada “The Best person I knew“, el sonido girl group de “Face in the Crowd” o “Over You”, la ya mencionada “I knew i was over” y la primer canción del disco “Cat’s eyes“, con sus aires garageros.

CAT’S EYES – Cat’s Eyes

CAT’S EYES – The Best person I knew

CAT’S EYES – Over You

CAT’S EYES – I Knew it was Over





Soda a la Primavera

4 04 2011

Lo que viene a continuación no es más que una alergia al polen. Una subida de temperatura. Un efecto secundario. Una fiebre en el labio. Un arañazo sin vacuna. Un cubata mal tirado una noche de casi primavera. Así es como da comienzo esta historia.
Las palabras que usted está a punto de leer y las consecuentes imágenes que se proyectarán en su cabeza pueden llegar a ser ofensivas, nocivas, indecentes, lascivas o, lo que es peor, agradables para algunas personas. En todo caso, perjudiciales para sus autores. Se recomienda discreción, compostura, seriedad por el amor de Dios!.
¿A quién no le gusta la primavera? A este par desafortunado de escritores tanto que le han dedicado unas lineas. Un soda. Mezclado, muy agitado.

Rogamos disculpen las molestias…

SE HA DESBOCAO LA PRIMAVERA

Por Iván J. Q. a.k.a. Pako

Calienta el sol. Pía el pajarillo. Nace la flor y la gota de sudor. Sube el termómetro. Se abre la ventanilla del coche. Estallan las alergias y los estornudos sin mocos. Televisan Ben-Hur. Desvirgas la playa sin bañador. Te sale un grano. Bebes más cañas. Sacas la tejana. Gente guay en la calle. Eres una cebolla. Se adelanta la hora. Tarda en atardecer. El cubata dura menos y el full está blando. Se anuncia el Corte Inglés. Te pruebas esos pantalones del año pasado. Huele distinto. Se estrenan las terrazas. Deseas gazpacho. Sientes de cerca el verano. Los pantis femeninos van al cajón para acompañar a las olvidadas y tan anheladas bonitas finas bragas blancas negras lisas o con dibujos decoradas con ribetes rosas o sin ellos de la marca Princesa Calzedonia mercata o de donde sea mientras aguarden y escondan un exquisito lindo apetecible majestuoso depilado o rasurado o triangulado o con bigote o barba -me es indiferente- pero sobre todo bien cuidado con su cremita o su aceitito Johnson’s Baby o Hacendado me la pela… Uff…Uff…Uff… Comienza la mierda. ¿La mierda? Sí, la mierda, mierda.

Te levantas de tu cama sin edredón, pisas la calle y ves una pierna, ves dos, cuatro…treinta. Mierda. Tu bilirrubina sube tan rápido como grande es el escote de la vecina, de esa madre, de esa hija, de esa garrula, de esa panadera, de esa niñata, de esa negra, de esa que cada día cruza por el mismo cebra a la misma hora. ¿Pero estas tenían esas tetas? Sí, ¿no las ves coño? Apartas la vista o lo intentas. Para no sulfurarte. Para no flagelarte. Para no cagarte en Dios y en su puta madre. Por respeto mutuo y propio. Porque eres legal y tienes principios. Porque eres un tipo muy educado como pocos. Porque has probado la droga con autocontrol. Pero nada más lejos de la realidad. Estás perdido, anonadado, loco, atrapado, cerdo y sin escapatoria. Mierda. Tu imaginario túnel no tiene salida, más que la que quieras imaginarte. Cada año lo mismo. Uno tras otro sigues siendo un jodido buitre. Sí. Suerte que siempre te quedan los amigos para contrastar, enaltecer, despotricar e insultar sin compasión con la camisa abierta y el pelo en pecho. Son tu Vicks Vaporub. Porque todos están como tú… Y entonces piensas: se ha desbocao la primavera.

EXTREMODURO – Buitre no come alpiste 

EXTREMODURO – Puta

LOS PIRATAS – Quiero hacerte gritar 

CARPETAS

Por Manero

Morena. Rubia. Flaca. Gorda. Lista. Tonta. Sola. Kinki. Rica. Pobre. Frágil. Alta. Pequeña. Feliz.

En primavera, en mis primeros días de universidad, me entretenía mirando a las chicas que pasaban frente a mi. Chicas raras, sonrientes, frescas, desesperadas, locas… Chicas de ojos grandes que nunca iba a conocer, o sí.
Aquejado de hipotermia emocional, cosa de la edad, me enamoraba de todas, fueran como fueran. Todas eran fascinantes, a su manera. Todas tenían pájaros en la cabeza, y dedos ágiles, y piernas de tijera que pasaban ante mí cortando el espacio. Sentado allí, metido en la camiseta de una banda que ahora no escucharía, tejanos rotos y all stars, me enamoraba de todas.

Y entonces: Enfadada. Hambrienta. Fea. Pivón. Pija. Borde. Chivata. Brillante. Traidora. Estupenda. Creída. Engañada. Hippie… Las chicas seguían pasando con sus carpetas.

Todas con la cabeza alta y la espalda recta, rompiendo el suelo a cada paso, tan seguras de sí mismas e inalcanzables que empequeñecían a cualquiera, haciendo más grande la leyenda del que conseguía llegar bajo su falda. Una pasarela inacabable de chicas excitantemente desconocidas pasando frente a mi, allí sentado, con el humo del cigarro bailando entre mis dedos, haciéndose el interesante a mi costa. Allí: temperatura ambriente, gafas de sol protegiéndome la intención y Jim Morrisson gritando en mi cabeza el C’mon baby light my fire

De Nuevo: Simpática. Bronceada. Teñida. Hortera. Interesante. Cruel. Misteriosa. Rockera. Valiente. Dulce. Opuseta. Guarra. Lianta. Perfecta…

Ese salvajismo y desparpajo era su única vía de escape, la forma de esconder su verdadera identidad, esa que todos guardamos bajo la piel. Intimidad resguardada bajo una fachada felina, depredadora, incombustible, y que a todos nos fascinaba. Un crimen perfecto, un tacón afilado que en muchos casos estaba condenado a romperse. Un quién es quién a lo grande dónde sólo se salvaban las mejores y más auténticas piezas.

Tarde o temprano me toparé con todas“, pensaba. One by one. Face to face. Y os desarmaré. Y vuestra pequeña insurrección quedará en nada. ¿Qué era sino una locura de juventud? Como estudiantes que sólo se emborrachan al terminar los exámenes, heavys a punto de cortarse el pelo y casarse con grandes gordas, rebeldes a media jornada, hippies de colonia de verano que cuando vuelven a casa se enfundan de nuevo el polo y el mocasín… Como un quehacer hasta que llega la hora de madurar, de volver a la normalidad…

Ese desmadre hormonal de temporada que tanto me había fascinado siempre, aquella mañana de primavera me parecía graciosa. Todas esas chicas extrañas y desconocidas y excitantes y rompibles, a punto de rendirse. Todas esas chicas de piel dura, mostrando sus encantos, escondiendo su identidad, ajenas o conscientes de nuestras miradas y de nosotros… Cerré los ojos un segundo y de pronto los abrí:

Han pasado los años, rozo los 30, y sigo esperando la primavera.

THE DOORS – Light my Fire 

URGE OVERKILL – Girl, you’ll be a woman soon

PRINCE – If I was your girlfriendhttp://s0.wp.com/i/support/content-unavailable.png

Some content on this page was disabled on 09/05/2016 as a result of a DMCA takedown notice from PRS for Music. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/